¿Por qué no funcionan las dietas, y qué hago para equilibrar mi peso?


La cantidad de información que podemos encontrar en internet sobre nutrición, puede confundir a muchas personas, y llevarles a creer, de manera equivocada, algo que no es cierto, y darlo por válido. Esto ocurre a menudo con las dietas de moda, con conceptos creados por ciertos gurús, que luego se benefician inmensamente, económicamente hablando, cuando su "dieta" se populariza, aunque luego la evidencia saque a relucir la verdad.

Por poner uno de los ejemplos más ilustrativos, os recuerdo el caso de la famosa dieta "Atkins", basada en el consumo de todo tipo de grasas animales, como bacon, salchichas, filetes, hamburguesas, huevos, mantequilla, etc, como base de la dieta, y prácticamente sin carbohidratos, con el pretexto (completamente equivocado) de que son los carbohidratos los que engordan y no las grasas. ¿Es que nadie se ha fijado en el nombre... GRASAS?

La dieta parecía diseñada por la misma Parca, para atraer al máximo número de almas a la tumba. El despropósito que era la dieta Atkins era tal, que a su mismo creador se le llevó la salud. El Dr Atkins murió por un accidente, pero murió obeso, con las arterias completamente coaguladas, y el corazón enfermo. Si no se lo lleva el accidente, se lo hubiera llevado un infarto poco después.

Hacer de la proteína y grasa animal la base de la alimentación, es muy peligroso para la salud y puede traer consecuencias graves. La mala propaganda y desinformación por parte de algunos hacia los carbohidratos ha llevado a mucha gente a confundir churras con merinas, y a desterrar de su vida alimentos perfectamente saludables, y muy necesarios. Quiero dejar bien claro que poner a todos los carbohidratos en el mismo saco es una gran equivocación: una cosa son hidratos de carbono refinados y otra los complejos. Los carbohidratos que contribuyen a ganar peso son aquellos a los que se les ha retirado la fibra y otros componentes beneficiosos. Pan blanco, pasta blanca, pasteles, bollería, zumos de frutas, y todo aquel que no está en el estado en el que lo produjo la naturaleza. Los hidratos de carbono complejos, como grano integral, pasta integral, cereales integrales, etc, son los que nos proporcionan energía y los que, gracias a la fibra, contribuyen a mantener un peso equilibrado y un tránsito intestinal sano.

En estudios se ha probado que consumir una dieta baja en carbohidratos está asociado a un mayor riesgo de exceso de peso y obesidad. Los que menor riesgo tienen son aquellos que consumen entre 47% y 64% de carbohidratos. (referencias a pie de blog)

Por otra parte, todos los vegetales contienen hidratos de carbono, así que, poner al brócoli, las legumbres, o las zanahorias en el mismo saco que un cruasán, un donut, o una barra de pan blanco, no es solo un error garrafal, es un acto de desinformación e ignorancia, que incluso muchos profesionales de la nutrición cometen, y que pone en riesgo la salud de sus pacientes. Es bien sabido y comprobado, que nuestra fuente de energía principal proviene de los hidratos de carbono, y que la ingesta recomendada de éstos debe ser entre el 55 y el 65% de la alimentación diaria. Además, nuestro cerebro se alimenta de glucosa, y si no se la proporcionamos, nuestra capacidad cognitiva también sufrirá. Además, los vegetales contienen también importantes cantidades de proteína y grasas saludables, por lo que, si nuestra alimentación está basada en ellos, será equilibrada.

Volviendo a las dietas, lo que está claro es que no funcionan. Ni la Atkins, ni ninguna. Uno puede estar una temporada haciendo dieta, y hasta puede que consiga resultados. Pero en cuanto la abandona, su cuerpo vuelve al estado anterior, y en la gran mayoría de los casos, se recupera todo el peso, más algún kilo extra.

La mejor técnica para saber si una dieta te va a funcionar, es si, al echarle un vistazo, quedas convencido de que podrías hacer ese plan de alimentación durante toda tu vida. Si no te ves capaz de eso, y solo crees que podrás hacerlo temporalmente, esa dieta no es para ti, porque acabarás abandonando, siendo peor el remedio que la enfermedad. Por eso, lo único que funciona, es cambiar de hábitos. Pero es necesario hacerlo seriamente, con la ayuda de un/a profesional, y aceptando que, durante ese periodo de transición entre un tipo de hábitos y otro, puedes tener tentaciones, debilidades, e incluso puedes llegar a encontrarte mal físicamente y emocionalmente.

¿Pero por qué? -Te preguntarás- Pues es muy sencillo. Porque los malos hábitos alimenticios tienen exactamente el mismo tipo de efecto adictivo que cualquier otra droga, y dejar una droga no es posible sin efectos colaterales. Hay gente que no sufre ninguno, pero en general, cuanto peor hayas estado alimentándote, más efectos tipo "mono" sufrirás, y menos te librarás del ocasional dolor de cabeza, cansancio, o granos. Es normal en un proceso de desintoxicación.

Algunos utilizan estos efectos para intentar justificar que la nueva manera de alimentarse no es para ellos, no les sienta bien, en definitiva. Suele pasar a menudo cuando las personas adoptan la alimentación vegana. Su cuerpo comienza a desintoxicarse y regenerarse de tal manera, que en inevitable sufrir el efecto de la liberación de toxinas. Es el momento en que muchos dan marcha atrás, alegando que "su cuerpo les pide carne". Claro, ¿que va a decir una persona adicta a tal alimento? Al igual que un drogadicto en un proceso de desintoxicación, se siente tan mal, que necesita su droga de nuevo. Muchos no se ven capaces de continuar con el proceso, ignorando el enorme bienestar, energía y salud que les espera una vez pasado el periodo de transición.

¡Si solo se dieran una oportunidad!

Mas por fortuna, no son todos los que reaccionan de esta manera, ni siquiera son mayoría los que experimentan efectos negativos intensos en la transición. Una pasados los famosos 21 días (que es lo que tarda el cuerpo en acostumbrarse a cualquier nuevo hábito), te cambian las papilas gustativas, has eliminado la adicción y las toxinas, y has acogido en tu vida a los vegetales como base de tu alimentación, la energía y la pasión por esa nueva forma de vida comienzan. Lo sé por experiencia propia y ajena, por los casos que han pasado por mi consulta. Uno no sabe lo bien que puede estar hasta que deja de estar mal, y no se da cuenta de lo mal que estaba, hasta que adopta los nuevos hábitos, y su salud mejora de manera impresionante.

Cada vez más gente abre los ojos, y admite la evidencia. No solamente los estudios científicos prueban que la alimentación 100% vegetal es la más natural para la especie humana, sino que las poblaciones que evitan o eliminan los productos animales nos muestran en la vida real, que son las más longevas y sanas. Y las que desde siempre, han mantenido un peso equilibrado. Así pues, si quieres perder peso de una vez por todas, asesórate, cambia tus hábitos, y adopta una alimentación vegana basada en verduras, frutas, legumbres, semillas, frutos secos, frutas, germinados, y algas. Tu cuerpo hará el resto por sí solo.

Cuando una persona comienza este tipo de alimentación, ocurren una serie de cosas:

* Se pierde peso y se equilibra el metabolismo

* Baja el colesterol

* Se limpian las arterias

* Se regula la glucosa en la sangre

* Mejora la calidad del sueño

* Se aclara la piel

* Aumenta la energía

* Se regula y mejora el tránsito intestinal

... entre otras cosas. El cambio más significativo se produce en el sistema circulatorio. Coaguladas en mayor o menor medida por la grasa saturada animal, las arterias no dejan pasar el suficiente riego sanguíneo para poder nutrir a las células y extraer los desechos producidos por las funciones metabólicas. Nuestras células hacen un trabajo: producir energía. Para ello necesitan alimentarse, y cuando lo hacen, producen deshechos que han que eliminar. Si no hay riego sanguíneo suficiente, este proceso no puede ser llevado a cabo de manera eficiente, y comienza la enfermedad.

Si en este estado se sigue comiendo más grasa, cada vez cerraremos más las arterias y nuestro colesterol se disparará. Esto no solo contribuye a la aparición de enfermedades cardiovasculares, sino también a la diabetes, que por el contrario a lo que todavía piensan algunos, no está causada por el azúcar, sino por la grasa, que tapona las células, las cuales no pueden recibir la glucosa que transporta la insulina, dejándola libre en el flujo sanguíneo, y causando un aumento de azúcar en la sangre. Si esto se mantiene mucho tiempo, aparece la diabetes. Pero este tema lo trataré en otro blog.

Los estudios de doctores de reputación mundial, como el Dr Caldwell Esselstyn, Colin Campbell, Michael Klapper, Neal Barnard, Dean Ornish, y otros, demuestran, sin lugar a dudas, no solo que se puede mantener una salud óptima con una dieta 100% vegetal, sino que grandes enfermedades como las cardiovasculares, se pueden revertir por completo gracias a ella. Si a alguno os interesa que os envíe los citados estudios, no dudéis en contactarme en Facebook (naturoconsultadecris) o por el email indicado en la zona de contacto de esta web.

La organización de profesionales sanitarios más importante del mundo, la American Dietetic Association, lo declaró ya hace algunos años:

"La alimentación vegana equilibrada es nutricionalmente adecuada para todos los estadios de la vida: embarazo, lactancia, niñez, adolescencia, adultos, tercera edad, y deportistas, y además de exceder los requerimientos nutricionales necesarios, puede revertir ciertas enfermedades".

Así pues, es recomendable que comencemos a investigar por nosotros mismos, y consideremos adoptar este tipo de alimentación. Por nuestra salud, por los animales, por el medioambiente, por el planeta.

Abrazos.

Referencias:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3093919/

https://pdfs.semanticscholar.org/5c0b/3523dc25b89c5b6bb5161202e79efda2c8ba.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3093919/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29439068


Entradas destacadas

Presta atención a este espacio, para próximas entradas

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Sígueme en:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • YouTube Clean Grey

© 2023 por El plan alimenticio. Creado con Wix.com