Los antioxidantes y sus funciones: por qué es importante el consumo diario y regular de vegetales


La inmensa mayoría de veganos dejó de comer animales por ética. Está claro que es la razón principal. Es por eso que muchos no le prestan demasiada atención a lo que comen, incluso algunos se muestran orgullosos de ello, y eso es algo que no comprendo. Por supuesto que lo hacemos por los animales, pero si no prestas atención a lo que comes, y enfermas, o no muestras buena salud, estás haciéndoles un flaco favor a los animales, porque habrá gente que al verte relacionará el veganismo con mala salud, y solo eso les faltaba a los detractores. En mi opinión, lo mejor que podemos hacer por la causa es cuidar mucho nuestra alimentación, para mostrar incluso a los más escépticos, que la alimentación vegana es la mejor para la salud. No les demos argumentos para seguir en contra, porque cada persona que descarte el veganismo para siempre, significa muchos animales muertos. Y eso es lo último que queremos.

Y dicho esto, paso a explicaros por qué es tan sumamente importante comer nuestros vegetales cada día, y en buena cantidad. Si basamos nuestra alimentación en productos industriales y abusamos de patatas fritas, bollería, snack, etc, antes o después caeremos enfermos. La razón es muy simple:

Las células necesitan oxígeno para metabolizar las vitaminas y los minerales para sobrevivir y multiplicarse. Cuando las células no pueden usar el oxígeno para metabolizarse, se decantan por la fermentación de la glucosa para obtener energía. De ahí las células cancerígenas. De ahí el por qué cualquier cosa que oxigene las células es buena contra el cáncer, y esa es la razón por la que los enfermos de cáncer deben evitar el azúcar. Pero hay otros factores a tener en cuenta: el oxígeno no utilizado completamente, puede causar daños a las células. Las moléculas de oxígeno pueden formar radicales libres cuando interactúan con ciertas moléculas problemáticas, tales como los metales pesados y las toxinas.

Hoy en día todos hemos oído hablar de los radicales libres. Son átomos o grupos de átomos con electrones no emparejados o en números impares, que se han convertido en reactivos, causantes de problemas, y provocando daños a las células y al ADN. Los radicales libres dañan a las células sanas, que empiezan a funcionar mal, y pueden llegar a morir. Si en un órgano comienza una reacción de oxidación (llamado estrés oxidativo), comenzará a tener problemas, funcionará mal, y puede desarrollar cáncer. Nuestro organismo cuenta con su propia defensa antioxidante, que lucha contra los radicales libres. Si nuestro organismo cuenta con un potente sistema inmune, conseguirá hasta detener las reacciones en cadena de los radicales libres.

El problema está cuando acumulamos moléculas tóxicas, procedentes del medioambiente polucionado en que vivimos, junto con el estrés, el tabaco, la mala alimentación, etc. Entonces nuestras defensas naturales se ven desbordadas, y acaban siendo vencidas por los tóxicos.

Muchas de esas enzimas protectoras y destructoras de los radicales libres dependen del apoyo de micronutrientes, como las vitaminas E, C, el beta-caroteno y el selenio. Esos nutrientes no son fabricados por el cuerpo, por lo que deben ser tomados mediante los alimentos principalmente, y en ciertos casos, por los complementos dietéticos, que realmente nos hacen falta hoy en día, por el estilo de vida que llevamos, y el aumento de la toxicidad. Hace cien años no necesitaban tanto aporte de antioxidantes, porque el medioambiente no era ni mucho menos tan tóxico como ahora, el ritmo de vida tan frenético, y el estrés tan común. Si uno lleva una vida activa y hace ejercicio regularmente, se recomienda un consumo de 50.000 unidades ORAC (Oxygen Radical Absorbance Capacity - Capacidad de Absorción de los radicales libres). Los valores ORAC se miden por cada 100 gramos de peso. ORAC es el nivel de capacidad antioxidante de un alimento.

Seguidamente os indico los cinco tipos de alimentos con más alto nivel de ORAC. Por supuesto, son mucho mas efectivos si son orgánicos. * Frutas y bayas: las bayas Goji del Himalaya, y las bayas Açai, son las ganadoras absolutas, con calificaciones ORAC de 25.000 y 18.000 unidades respectivamente. Los arándanos, moras, frambuesas, granadas, y fresas cuentan también con calificaciones ORAC altísimas. Casi cualquier baya proporciona una buena cantidad de antioxidantes. Las cerezas y las manzanas también son grandes proveedores de ORAC. Cuanto mas oscuro su color, mas rico su contenido en bioflavonoides antioxidantes. * Los frutos secos también puntúan alto. Las pasas cuentan con un nivel de 10.000 unidades de calificación ORAC, y las ciruelas tienen 8.000. * Vegetales: los vegetales tienen en cabeza de la lista ORAC a las verduras de hoja verde, especialmente las espinacas, la col rizada, y el brócoli, pero especial mención merecen las alcachofas, con una calificación de entre 9.000 y 10.000. La patata roja también tiene un alto valor ORAC. * Legumbres: las alubias negras y las alubias rojas son las que mas alta calificación ORAC alcanzan. Lo mejor es comprarlas secas, de origen orgánico, dejarlas a remojo toda la noche, y cocerlas al día siguiente.

* Frutos secos y cereales: La nuez pecana tiene una calificación ORAC de 18.000, seguidas de los nueces ordinarias, y las almendras. La harina de avena también tiene un nivel muy alto de antioxidantes, junto con la quinoa y los cereales integrales. * Una buena noticia: el chocolate y el café tienen altos niveles de ORAC, el chocolate debe ser negro (¡por supuesto!), con un alto contenido en cacao. El cacao, la base del chocolate, tiene una calificación ORAC de mas 50.000 por 100 gramos. El café tiene entre 15.000 y 18.000 unidades ORAC.

Así pues, comprenderéis que no solo es necesario consumir vegetales cada día, sino también hacerlo de manera variada, comiendo tipos diferentes, con toda clase de colores, y además en cantidad. La ventaja que tenemos con ellos es que no nos podemos pasar, porque tienen bajo contenido calórico, y gracias a la fibra nos saciamos cuando debemos, sin encontrarnos con digestiones lentas y molestas, y esa misma fibra logrará que el tránsito intestinal sea el adecuado y regulará la liberación de glucosa de manera progresiva. Si, lo sé, la gente cree que comiendo muchos vegetales, especialmente legumbres, vamos a tener muchos gases. No es cierto. Solo se tienen más gases de lo normal cuando no se consumen vegetales, y en particular legumbres, de manera regular. Cuando lo hacemos regularmente, nuestra flora bacteriana se acostumbra y los gases dejan de ser un problema. Además, debemos masticar mucho y lentamente, para evitarlos.

Espero sinceramente que todo vegano considere alimentarse equilibradamente, para mostrar al mundo que la alimentación basada en vegetales no solo mantiene la salud, sino que previene y revierte la enfermedad.

¡Paz, salud, y hasta la semana que viene!


Entradas destacadas

Presta atención a este espacio, para próximas entradas

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Sígueme en:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • YouTube Clean Grey

© 2023 por El plan alimenticio. Creado con Wix.com