El mito de las proteínas y el altramuz como proteína del futuro


Planta del altramuz

Hasta no hace demasiado, la soja y el seitán eran prácticamente lo que se creía de manera general las únicas fuentes de proteína de los veganos. Incluso los mismos veganos nos lo creíamos. Entre esa creencia errónea y el hecho de que desde siempre nos han lavado el cerebro con la fórmula “proteína=carne”, no solamente muchos huían de la idea de eliminar los alimentos animales de su alimentación, por temor a la deficiencia de proteína, sino que nosotros mismos, los veganos, pensábamos que debíamos suplementarnos con aislados de proteína en forma de batidos para mantener buenos niveles. Pero lo cierto es que no solamente es un mito el hecho de que la carne es la más importante y mejor fuente de proteínas, sino que no es mucho más cierto el que todos los veganos debamos suplementarnos, porque podemos llegar a tener una deficiencia de proteínas.

Para empezar, si los veganos nos alimentamos de forma equilibrada, y variada, no necesitaremos ninguna suplementación de proteína, ya que el reino vegetal es rico en proteínas, y además de buena calidad, con todos los aminoácidos esenciales, y con la ventaja de no contener grasa saturada ni colesterol, como los alimentos de origen animal, y sí mucha fibra, vitaminas y minerales. Es cierto que algunos vegetales son más ricos en ciertos aminoácidos y menos en otros, pero no es cierto que en una misma comida debamos combinar dos tipos de alimentos proteinados para poder alcanzar un equilibrio de aminoácidos, como se creía antes. Con que consumamos varias fuentes de proteína vegetal en forma de distintos alimentos cada día, no hace falta que cada comida tenga que tener la lista de aminoácidos completa. Nuestro cuerpo metaboliza y almacena lo que necesita, y si no se lo proporcionamos absolutamente todo en una comida, tomará lo demás de otras. Por eso es tan importante alimentarse correcta y equilibradamente de forma regular. Si algún día nos permitimos un capricho no muy sano, no pasará nada, mientras la norma sea comer de manera saludable.

Otro caso distinto es el de personas que por su actividad necesitan un aporte mayor de proteínas, como pueden ser los deportistas profesionales, o la gente que le gusta hacer mucho deporte, aunque no sea profesional. En esos casos, un aporte extra de proteína es necesario, y si no lo alcanzan con la alimentación, por la razón que sea, aunque no es imposible, un batido de proteínas es buena idea. También necesitan más aporte de proteína las mujeres embarazadas y las personas mayores. La recomendación para la población en general es de 0,8 gramos por kilo de peso, y para requerimientos mayores como los mencionados, entre 1 y 1,2 gramos por kilo de peso. Las legumbres son una de las mejores fuentes de proteínas que podemos consumir, porque aparte de proteínas de calidad, contienen minerales, vitaminas, antioxidantes y mucha fibra, que las hace más digestibles que las animales, y que regula además nuestro tránsito intestinal. Las enfermedades intestinales, tan comunes en omnívoros, son prácticamente inexistentes en veganos que basan su alimentación en vegetales y no en alimentos refinados o industriales. Además, la fibra insoluble alimenta a nuestra flora intestinal, que es donde se genera el 80% de nuestro sistema inmunológico.

Todos conocemos ya las grandes fuentes de proteína vegetal, aparte de las legumbres, como son la quinoa, los cereales y granos integrales, los frutos secos, las semillas, los germinados, los aguacates, las algas, las patatas, boniatos, y otros tubérculos, e incluso los vegetales verdes. Lo que es difícil es encontrar vegetales que no contengan proteína, por eso es que no existe un ala en los hospitales, como las de oncología, diabetes, cardiovascular, etc, dedicada al Kwashiorkor, que es el nombre oficial de la deficiencia de proteínas. Porque no existe. Nadie hemos oído nunca hablar de esa enfermedad, porque es extremadamente difícil padecerla, a no ser que no se coma NADA. Y solo ocurre en los países del Tercer Mundo, donde no tienen nada que comer. Así pues, que no os vengan con el cuento de la deficiencia de proteína, porque no tiene ni pies ni cabeza.

Y ya que hablamos de proteínas de calidad, os voy a comentar una que está surgiendo con fuerza, y afianzándose en las estanterías como alternativa a la soja, que ha sido hasta ahora la reina de los platos veganos. Y con esto no quiero relegar a la soja a un segundo plano, porque tiene muchísimas propiedades, y es un excelente alimento, siempre que se use orgánica y no se abuse de ella. Esta nueva y estupenda proteína es el altramuz. El altramuz no es demasiado conocido, de hecho, me he encontrado con mucha gente que no lo ha oído nombrar nunca. Pero yo me acuerdo de comerlo en cucuruchos cuando era pequeña, y nos encantaban. El atramuz es una legumbre, y una muy especial. Posee una importante cantidad de proteína, pero también mucha fibra, ácidos grasos, y vitaminas del grupo B. Asimismo tiene un excelente contenido en ferritina –proteína alta en hierro-, excelente para personas con deficiencia de hierro, que son muchas, no solo entre algunos veganos sino en la población en general. Para confeccionar alimentos tipo hamburguesas y otros sustitutos, se utiliza aislado de la proteína del altramuz. También se utiliza molido, como harina para hacer tortas o galletas, y se puede utilizar como sustituto del huevo en cocina.

Pero no solo es una buena fuente de proteína saludable, sino que se la comienza a considerar la proteína del futuro, sustituyendo a la soja, de acuerdo con algunos estudios publicados como los de los enlaces que os pongo más abajo. Los estudios enfatizan la necesidad de hibridizar el altramuz para hacerlo más resistente a ciertas condiciones climáticas, como el frío intenso, sin embargo, no se habla del tipo de modificación genética en la que se mezclan genes de plantas con genes de animales (como ocurre con los tomates GMO, a los que se les ha inoculado un gen de peces), sino entre las plantas mismas. Esto ha ocurrido durante toda la historia del hombre. Los vegetales que ahora conocemos y consumimos no se parecen en nada a los primitivos. Por ejemplo, el brócoli primitivo tenía una capa externa dura, que lo hacía prácticamente incomible.

Pero volviendo al altramuz, sus cualidades son las que han atraído la atención de los investigadores; cualidades como su proteína de alta calidad, su contenido de alcaloides, y su excelente combinación de nutrientes. Gracias también a su contenido en aceites (8-14%), se prevé también su uso en forma del mismo, al igual que se hace con la soja.

Las proteínas del altramuz son excelentes para controlar la tensión sanguínea, al igual que la glucosa y los lípidos, y también se estudian sus efectos antiinflamatorios y beneficiosos para la flora intestinal, que a su vez influencian la absorción de nutrientes y el sistema inmune.

Uno de los estudios también menciona la posibilidad de tratar el altramuz, mediante radiación electromagnética por microondas, para facilitar su producción, y desactivar ciertas enzimas para mejorar el sabor. Personalmente, espero que no se llegue a eso, porque ya conocemos los efectos de la radiación y los microondas. Si es la proteína del futuro, con tantas cualidades, lo suyo es que se procese de la manera más natural posible, aunque conociendo a las multinacionales y sus intereses económicos, no me extraña nada. De momento, la que se comercializa es natural. A mí me encanta su sabor y textura, y por lo visto a la gente en general también, porque su popularidad continúa aumentando.

En Lo Vegano encontraréis variados productos hechos con altramuz, como yogures, bebidas, tempeh, hamburguesas, etc. y para los activos y los deportistas, proteína en polvo para batidos. Ojo, seguramente no pondrá “altramuz” sino “Lupin”, que es su nombre en varios idiomas, excepto en español. Ya nos comentaréis que os ha parecido.

¡Saludos a todos y hasta la semana que viene!

Estudios:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4561814/

https://link.springer.com/article/10.1007/BF03223356

https://www.researchgate.net/publication/222883459_The_major_proteins_of_lupin_seed_Characterisation_and_molecular_properties_for_use_as_functional_and_nutraceutical_ingredients


Entradas destacadas

Presta atención a este espacio, para próximas entradas

Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Sígueme en:

  • Facebook Clean Grey
  • Twitter Clean Grey
  • Instagram Clean Grey
  • YouTube Clean Grey

© 2023 por El plan alimenticio. Creado con Wix.com